Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Consecuencias de una Mala Sensación de Seguridad

el . .

169 55c114d46518bMuchas empresas contratan servicios de seguridad y vigilancia privada para proteger los activos de su organización. A su vez, combinan a la vigilancia humana con otros medios de protección como ser los sistemas de alarmas o circuitos cerrados de televisión. Está combinación de medios de protección humanos con medios de protección electrónicos, es conocida como convergencia de seguridad.

Sin embargo, la realidad que una organización tiene no siempre es la realidad que la misma quiere o cree tener. De nada sirve tener medios de protección que no estén articulados en su funcionamiento, peor aún, de nada sirve tener a un Vigilador o Guardia de Seguridad que no sepa cómo proceder ante los diferentes hechos que puedan producirse amenazando a los activos de la organización.

Una mala selección de una empresa de seguridad y vigilancia privada puede ser una pésima decisión para conformar un sistema de protección de activos eficiente. En tal sentido, considero como una mala sensación de seguridad a todas aquellas medidas que aparentan brindar un clima de protección, cuando en realidad son deficientes en su implementación y desarrollo.

Lamentablemente, hoy en día muchas organizaciones contratan servicios de vigilancia privada sin saber que el Vigilador o los Guardias de Seguridad que van a brindar ese servicio, no tienen ni la menor idea de lo que tienen que hacer.

Son muchos los Vigiladores o Guardias de Seguridad que prestan servicios en diversas organizaciones desconociendo cuáles son sus obligaciones y prohibiciones legales. Es muy diminuto el número de Vigiladores que conoce la ley que regula su actividad en la jurisdicción en la que se encuentran prestando servicios. Escasos Vigiladores pueden explicar el concepto de legítima defensa, o cómo se debe actuar para observar el interior de un bolso, cartera, mochila, baúl de un vehículo, etc. Muchos Vigiladores desconocen cómo pueden proceder ante un delito (robo/hurto, entre otros) en curso, o como tratar con menores de edad y personas del sexo opuesto. Esto trae como consecuencia que muchos Guardias de Seguridad no actúen eficientemente frente a determinados hechos.

Desafortunadamente, la capacitación en materia de Seguridad y Vigilancia Privada no se ajusta a las necesidades impuestas por la realidad. Esto no se debe a que los contenidos que debe conocer un Vigilador estén mal, sino a que son muy pocas las empresas de seguridad que cumplen en transmitirle en forma eficiente todos los contenidos de capacitación que una persona debe poseer, para desempeñarse eficientemente como Vigilador. Que un Guardia de Seguridad posea un certificado que avale que realizó un curso, no significa que esa persona conozca cómo debe proceder en sus funciones, o que haya recibido las clases correspondientes.

Una persona coherente no pondría su salud en manos de otra persona que no sea un profesional de la salud, como ser un medico. En tal sentido, por qué habría de poner su seguridad en manos de una persona que no es un profesional en la protección de activos. Un Vigilador que no se encuentra perfectamente capacitado y no permanece actualizado en los procedimientos que hacen a sus funciones, no solo es una mala sensación de seguridad, sino que es un riesgo para los activos de la organización.

Las consecuencias de una mala sensación de seguridad de este índole, pueden llevar a situaciones en donde la reputación o el prestigio de una organización, activos intangibles, se vean afectados o dañados por poseer un servicio de vigilancia deficiente.

Imagínese las consecuencias de un incendio que podría haber sido evitado si el Guardia de Seguridad hubiera sabido utilizar el extintor cuando el fuego se estaba originando. Imagínese el escándalo que se podría haber evitado si el Vigilador hubiera sabido realizar correctamente el proceso de control de acceso, negando el ingreso a una persona que causo desmanes en el interior de una empresa a la cual no estaba autorizada a ingresar.

Las consecuencias de una mala sensación de seguridad pueden ser terribles para los activos de una organización. Los responsables de protección de activos de las diferentes organizaciones, deben velar para que los diferentes proveedores de servicios de seguridad, presten los mismos con una capacidad eficiente para lograr la protección adecuada de los activos, y no que simulen hacerlo.

Un Vigilador sin capacitación o con una mala capacitación, representa una escena en donde se simula proteger activos brindando una falsa sensación de seguridad. Como así también, representa una puerta abierta para que los activos de una organización sean dañados.

Brindar una mala sensación de seguridad es atentar contra los principios subyacentes de la protección de activos, ya que una mala sensación de seguridad no contempla a las cinco vías para enfrentar los riesgos, no posee un equilibrio entre las consideraciones legales y las de seguridad, y no cumple con el enfoque de las cinco “D” que todo sistema de seguridad debe tener. Una falsa sensación de seguridad está compuesta por una capacidad inexistente de proactividad y una pésima capacidad de reacción.

Está en los responsables y profesionales de la protección de activos, la responsabilidad moral de hacer que el rubro de la seguridad, sea un rubro profesional en el que las personas físicas y jurídicas puedan confiar la protección de sus activos.


 

Tags: Seguridad Prevención

Por favor, acceda con sus datos para poder comentar

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Auspician las Reuniones 2018

logo ypf2

Próximos Eventos

Capacitación

ASIS215 Twitter

ASIS 215

RT @ASIS_Intl: "A strong culture of cybersecurity makes the security of systems, data and smart devices the responsibility of all employees…

by ASIS 215