Spanish English French German Italian Portuguese Russian

El robo de cobre en la Argentina y su relación con la Crisis Energética y la Seguridad

el . .

76 55dcca871413aEste llamativo delito –el robo de cobre– y su relación con los problemas de la situación energética, impactan directamente en la Seguridad, ya que evidentemente, se ha transformado en una nueva amenaza a nivel local en la República Argentina. Este artículo, está basado en lo aportado por especialistas en temas energéticos, conferencias y seminarios, junto a la explotación de información a través de los medios de comunicación social, toda vez que el tema, es sumamente novedoso y poco material bibliográfico hay existente sobre el particular. Finalmente, cerraremos con unas breves conclusiones personales.

El 14 de Mayo de 2006 el Diario Clarín, exponía sobre el alza de los mercados de los commodities, haciendo clara referencia a que los precios de los metales otra vez batieron récords, toda vez que una demanda mundial muy fuerte y una oferta con limitaciones, contribuían a dicha suba. Por otra parte, el rendimiento espectacular de los metales atraía el dinero de otros mercados.

Uno de sus párrafos expresaba: “...también otros metales con usos básicamente físicos como el cobre, el zinc y el níquel se han disparado, impulsados por la buena salud de la demanda mundial y el apetito de los fondos de inversión que han decidido saltar a ese barco. El rojizo cobre emite un brillo furibundo: su precio avanzó más del 80% en lo que va del año...”.

cobre1...Y aunque ahora no faltan empresas interesadas en invertir, la oferta de metales no se amplía de la noche a la mañana. El tiempo que una mina necesita para empezar a producir se cuenta en años. En algunos casos, los metales se vuelven, además, más difíciles de extraer. La empresa nacional chilena Codelco, el mayor productor de cobre del mundo, dijo en enero que la producción bajaría en los próximos dos años porque el contenido de cobre de sus minas declina.”, finalizaba la nota periodística.

A la fecha en la República Argentina, el precio del cobre, no sólo no ha disminuido, sino que ha aumentado o mantenido. Para la época de la nota periodística, el precio del kilogramo de cobre oscilaba los us$ 8 ó $ 24 por kilogramo mientras que en la actualidad, se encuentra alrededor de los us$ 9 ó $ 83 por kilogramo aproximadamente (es decir us$ 9000 la tonelada). Como vemos, aumentó un casi un 70% aproximadamente, en estos años.

Pero demos un vistazo ahora, como este tema del precio de los metales y su relación con los commodities comienza a relacionarse con nuestra realidad argentina. Para ello y como hicimos precedentemente, nos valdremos de otro artículo periodístico y también de Clarín, pero del 21 de Mayo 2006, titulaba:

INFORME ESPECIAL: EL ROBO DEL CABLES CRECE Y AFECTA A MILLONES DE PERSONAS CADA AÑO - La mafia del cobre".
Es el "negocio" del momento. Y afecta en especial a empresas telefónicas y de energía. El robo creció tras la devaluación y la crisis. La tonelada de cobre vale unos US$ 8.000.

Es uno de esos delitos que, antes de la devaluación y de la crisis del año 2001, no existían. El rédito era casi despreciable y nadie estaba lo suficientemente desesperado como para arriesgarse por tan poco. Pero el encarecimiento en dólares del botín, sumado a la multiplicación de gente dispuesta a ir a buscarlo, hizo que el robo de cables de cobre estallara. Hoy está en pleno auge, de la mano del alza mundial del precio de este metal y de la organización mafiosa que alcanzó este negocio en el país.

cobre2Los afectados son millones. Sólo en los primeros cuatro meses del año, 604.944 usuarios de teléfonos (460.516 de Telefónica y 144.428 de Telecom) se quedaron sin línea por culpa de 3.439 robos de cables. Si la tendencia se mantiene se marcará un récord, ya que en todo 2005 los clientes con problemas habían sido 1.136.802 (8.932 robos). Las compañías eléctricas viven un fenómeno similar, aunque lo miden de otra forma: en este cuatrimestre, a Edesur le robaron 20 kilómetros de cableado, lo mismo que en todo 2004.

Los pasajeros de trenes también lo sufren. Las ex líneas Sarmiento y Mitre, por ejemplo, tuvieron que suspender servicios porque el robo de los cables inutilizó sistemas de señales. En el campo, la Federación Agraria tuvo que salir a denunciar hace un mes los crecientes hurtos de cables de cobre de los equipos de riego por aspersión. Y los fabricantes de productos hechos en cobre no dejan de quejarse por la competencia desleal de quienes usan esos metales robados como materia prima.

El problema es nacional. Para frenarlo, a principios de abril el Ministerio de Economía de la Nación decidió prohibir por 180 días la exportación de cobre y aluminio, que alcanzaba los 10.000.000 de dólares anuales. El motivo: a pesar de que aquí no se produce ese metal, se exportaba más del doble de lo que se importaba. Además, se está creando un registro de exportadores, a los que se exigirá certificados de AFIP para probar el origen de la mercancía que pretende vender.

"Se trata de un delito de cuello blanco y de los más organizados", señala Vázquez a Clarín. "En un extremo tenemos a cientos de personas de muy escasos recursos que se dedican a sustraer cables, dos metros acá, cien allá. Las chatarrerías se los compran y lo almacenan. El tercer escalón son las fundiciones, donde tienen calderas gigantes de más de 1.200 grados para transformarlos", agrega.

La gran mayoría de los robos se dan en el conurbano bonaerense (Telefónica ubica allí el 83% de sus pérdidas), ya que en Capital la mayoría de los cableados van bajo tierra. "No tuvimos denuncias este año", dijeron a Clarín en la Federal. Quienes más lo sufren son las telefónicas, ya que sus redes no tienen electricidad. "Encontramos personas electrocutadas porque trataban de cortar líneas de 132.000 voltios", señalan en Edenor.

A esa empresa le robaron 860 kilómetros de cable desde la devaluación a hoy y a Edesur, 200; el año pasado promediaron 340 kilómetros. Los números se disparan al considerar a las telefónicas, cuyos cables contienen un mínimo de 1.200 pares de líneas de cobre (si les roban un kilómetro de cable, pierden 1.200 kilómetros de metal). Juntas, Telefónica y Telecom promedian más de 130.000 kilómetros/par robados al año, algo equivalente a tres vueltas al mundo y a 420 toneladas (casi 3.400.000 dólares).

Algunas breves consideraciones de actualización al artículo precedente:

cobre3No sólo la zona de Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires ya es afectada, sino que todo el territorio nacional. El porqué, ahora lo veremos en el punto siguiente.

El precio actual del kilogramo de cobre desapoderado, ya se está ofreciendo pagar por dicho kilogramo entre el 35% y 50% del valor del kilogramo de cobre legal, dependiendo de la calidad de pureza del mismo. Esa pureza está relacionada a los métodos que emplean los delincuentes para separar el plástico o cobertores y poder llegar a los pelos de cobre.

Ahora bien, tomemos por ejemplo una persona que decide delinquir contra este tipo de instalaciones. Con herramientas muy simples (inversión inicial despreciable), puede lograr hacerse de entre 15 a 25 kilogramos de cobre, tarea esta que le demandaría alrededor de 2 horas como máximo.
Para el siguiente ejercicio, tomaremos un valor promedio de estos valores del kilogramo de cobre que se están pagando, tomando como referencia de orden de magnitud un valor de $ 35 y solamente el desapoderamiento de 15 kilogramos de cobre.

Hagamos entonces, el cálculo con este valor:
$ 35 x 15 kilogramos = $ 525 diarios. Si lo multiplicamos por 21 días hábiles, tenemos un ingreso mensual neto de $ 11.025 y sin impuestos de ningún tipo, con una implicancia de tiempo de 42 horas mensuales. Pero generalmente trabajan en parejas o tríos, lo cual hace menor la utilidad (tomemos la peor condición serían $ 3.675 mensuales x delincuente), pero también, se incrementa la potencial “productividad”. A la fecha del presente artículo, agosto del 2015, el cambio monetario en la Argentina está a $ 9,26 pesos por dólar.

Por último, las empresas y sectores de la industria y el comercio nacional, ven muy difícil la lucha contra este flagelo si no se cuenta con el apoyo decisivo del Estado, toda vez que aplicando un principio del “Arte de la Guerra” del general y estratega chino Sun Tzu, cuando expresaba que todo obstáculo es superado con el tiempo. Y toda vez que las instalaciones de este tipo de sectores está con una amplia dispersión geográfica, el tiempo de reacción juega a favor de la delincuencia, haciendo prácticamente imposible, protegerlas sin vulnerar su elemental relación costo-beneficio, motivo por el cual generalmente, solamente llegan a aplicarse las técnicas de análisis de riesgo de retención y de reducción - y esta última -, en grado mínimo.

Pero retomemos ahora, nuestra relación del robo de cobre con el tema energético en la Argentina.

Conocemos que las fases ineludibles y consecuentes de la producción energética, son la exploración y explotación, la generación, el transporte y la distribución del sistema energético.

Si bien existen las diferentes fuentes alternativas de energía (eólica, solar, etc.), sus costos de inversión tecnológicos, son muy altos, su retorno es muy lento y tampoco son fuentes/sistemas que permitan generar caudal crítico como el que generan los restantes fuentes/sistemas (atómica, hidráulica; gasífera, fuel-oil).

Pero ésto aún se complica cuando en la 4ta fase de la producción de energía –es decir la distribución-, si la misma no cuenta con redes de distribución, que son los troncales de cableados y diferentes equipamientos y dispositivos adecuados. Así como las venas, arterias y vasos capilares son nuestras “redes de distribución” para distribuir el torrente sanguíneo en nuestro cuerpo, de igual modo lo es lo anterior para el suministro energético. Todo lo anterior empeora, no ya si están “entumecidos o obstruidos”, sino si se encuentran ausentes por el robo de éstos, motivados por la obtención del cobre que contienen.

cobre4Veamos en un sencillo ejemplo como todas estas temáticas se entrelazan, cuando analizamos el impacto que produce la falta de iluminación en un hospital; en un aeropuerto, sistemas de señalamiento y monitoreo de diferentes redes de transporte; balizamiento de antenas, falta de telecomunicaciones alámbricas o celulares; falta de alumbrado público, por citar ejemplos sencillos, que podrían originar un sinnúmero de problemas sociales que derivaran en problemas de Seguridad. Como muestra de lo que exponemos, el 22 de junio de 2007, usuarios de la línea ferroviaria “General Roca” - hartos de problemas en su transporte -, habían incendiado 3 vagones de una formación ferroviaria, ya que había otros ciudadanos que estaban cortando las vías como medida de protesta e impedían el avance del tren.

Ahora bien, porqué cortaban las vías y cuál era el motivo de su protesta: Porque hace varios días estaban sin luz en la localidad de Glew – Provincia de Buenos Aires, por haberse generado una combinación de cortes de energía y robo de tendido eléctrico.

CONCLUSIONES

La alta demanda de la situación internacional del mercado de metales, se mantiene vigente. Por ende, el robo de cobre continúa siendo muy lucrativo para la actividad delictiva, toda vez que el concepto de “Triángulo del Hurto”, léase, motivación, racionalidad y oportunidad para concretarlo, ofrece una muy buena relación costo-beneficio. Su antídoto, debe estar dirigido tanto al que comete el desapoderamiento del cobre, como a toda su cadena de comercialización.

A ello se le suma que las actividades de exploración y explotación de los metales, son cada vez más dificultosas y costosas.

De idéntica forma, respecto del ciclo de producción de la energía, en atención a los combustibles generadores de energía eléctrica u otras fuentes de producción. Por otra parte, las energías alternativas son muy costosas y aún no proveen los causales de demanda en una razonable relación costo-beneficio, si bien cada día avanzamos más hacia ellas.

La combinación de los temas citados en los párrafos precedentes de estas conclusiones, generan – junto al incremento del robo de cobre – que existan cada vez menos redes de distribución de energía (fase IV), impactando entonces directamente en la menor entrega de caudal energético, siendo directa su relación con el tema de Seguridad como ya veremos más bajo.

Si se niega esta realidad de “paciente energético” como han expuesto los profesionales expositores, estamos negando el diagnóstico – ergo, negando la realidad – y no es posible encontrar la solución adecuada., toda vez que el reconocimiento a través de un correcto diagnóstico, nos permitirá tener el 50% del problema en vías de solución, aumentando las probabilidades de adoptar las medidas correctas.

Y al faltar la energía eléctrica, la tecnología que es uno de los tres pilares donde se basa la trilogía de la Seguridad - siendo los otros dos las normas y procedimientos por un lado y, por otra parte, el recurso humano aplicado a la Seguridad como integrador de las otras dos ya mencionadas), cae en forma drástica en su finalidad. Sistemas de CCTV, Alarmas, Control de Accesos, Detección y Extinción Automática de Incendios, Seguimientos Satelitales, Sistemas de Controles de Ronda, Sistemas de Datos, Sistemas de Telecomunicaciones, etc. por mencionar algunos, quedan inoperativos, recargando las alternativas supletorias de suministro eléctrico y debiéndose incrementar aún más, el esfuerzo principal de la Seguridad sobre las otros 2 pilares, en particular, el recurso humano.

Y como todos sabemos, la fortaleza de una cadena está dada por su eslabón más débil y en todo proceso, es el factor humano, el que incrementa fuertemente su probabilidad de ocurrencia ante este escenario posible.

Por ello, es nuestra humilde sugerencia, que los responsables de Seguridad en particular de mis connacionales - sea su actividad desarrollada tanto en la faz pública como en la privada/corporativa – prevean como reforzar sus sistemas de energía alternativa de poseerlos. De no poseerlos, prever adquirirlos y cómo deberían ser alimentados.

Finalmente, de no poder contar con ninguno de los conceptos de operación antes referidos, anticiparse con un fuerte incremento normativo procedimental de parte del recurso humano disponible para la Seguridad.


Bibliografía y Material de Consulta:

- Conferencia del Capítulo Argentino 215 de la American Society for Industrial Security de EE.UU, del 22 JUN 06 en el Salón Auditorio de Sheraton Hotel de Buenos Aires.
- Diario Clarín – Notas publicadas el 14 y 21 MAY 07.
- Entrevista Televisiva del Programa “La Clave de Mariano Grondona” – Canal 26 de Cable – del 17 JUN 07.
- Entrevista Televisiva del Programa “3 Poderes” – América TV – del 18 JUN 07.
- Resolución 226 del Ministerio de Economía de la Nación de la República Argentina.
- Protection Assets Manual, Volumen I-IV, American Society for Industrial Security.


Tags: Seguridad Robo Seguridad Pública

Por favor, acceda con sus datos para poder comentar

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Auspician las Reuniones 2018

logo ypf2

Próximos Eventos

Capacitación

ASIS215 Twitter

ASIS 215

RT @ASIS_Intl: "A strong culture of cybersecurity makes the security of systems, data and smart devices the responsibility of all employees…

by ASIS 215